Alma Máter

con No hay comentarios

“Parece imposible que el tiempo haya pasado tan rápido.”

Creo que es de las veces que más me va a costar encontrar las palabras adecuadas, sabiendo de antemano que es casi imposible encontrar aquellas que hagan justicia a lo que verdaderamente me gustaría trasmitir ahora.

Hablar de vosotras como jugadoras o como entrenadoras se queda, a todas luces, corto, y estoy segura de que es una sensación compartida por todos. Porque vosotras sois mucho más que eso. Ha sido una suerte y un privilegio compartir estos años con vosotras, poder acompañaros en ese tránsito que supone crecer quemando etapas y superando retos, aprendiendo a tomar decisiones, tomando poco a poco conciencia de lo que quieres ser, de quien quieres ser.

Con vosotras empezó todo. Vosotras sois las principales responsables de donde estamos hoy.

Vuestra es la forma de estar en el campo de todos los equipos del colegio, vuestros son los valores y el trabajo. Vuestra es también la ilusión y la implicación, las sonrisas y las lágrimas, las alegrías y los enfados, las discusiones por nada, el respeto y el compañerismo. Poco a poco, paso a paso, sin hacer ruido, sin estridencias, sin aspavientos, os convertisteis en el alma máter del proyecto.

Y ellas, sabedoras de que es así os quieren y os respetan.

Se que os vais con esa espinita clavada de no haber ganado una liga. Sabéis bien que no me gusta mucho hablar de ganar y perder, prefiero hablar de formar, crecer, competir. Sin embargo no puedo dejar de comprender esa sensación tan íntima que cada una se lleva con ella. Los éxitos de infantiles, alevines y benjamines son vuestros éxitos. Sois parte indispensable en su camino, en su crecimiento, en su esfuerzo. Es lo que vosotras habéis trasmitido, enseñado, animado.

Yo me siento orgullosa de vuestra trayectoria, me sentí orgullosa en la semifinal junior en La Habana Vieja, como me he sentido siempre, pero sin duda mucho más de saber quiénes sois y como sois.

Estamos empezando a preparar el año que viene y ya os echamos de menos. A la vez estamos contentos de saber que habéis elegido el camino que deseabais y que estáis preparadas para ello.

Quiero agradeceros vuestro esfuerzo, vuestra implicación, vuestras sonrisas, vuestras lágrimas. Pero también vuestro apoyo, vuestra firmeza cuando las cosas no fueron tan bien, vuestra lealtad sólida y nada fácil en momentos complicados.

Os deseo, o más bien os deseamos todos, toda la suerte del mundo y os queremos, y ya sabéis que esta siempre será vuestra casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies